La escritura personal y su poder terapéutico

Texto de Carolina Olmedo

Hace como veinte años comencé en el juego de la escritura libre, como una forma de comunicación conmigo misma. Es un ejercicio cotidiano sin más pretensión que escribir lo que en ese momento se esta pensando, es una asociación libre en el estricto sentido freudiano, y como tal,  una forma de acceder al inconsciente.

El pretexto y la herramienta la tomé de un libro que en ese momento estaba de moda: El camino del artista de Julia Cameron

¿En qué consiste? Es un juego simple, éstas son las instrucciones: toma un cuaderno, una pluma y escribe sin parar y sin pensar en lo que estás escribiendo, lo primero que pase por tu cabeza, no pares hasta escribir tres cuartillas completas, o escribe durante 30 minutos. Lo que ocurra primero. Si terminas las 3 cuartillas en 20 minutos o menos, da igual, para de inmediato, no importan los 10 minutos restantes. Pero si escribes durante durante 30 minutos y no logras terminar las 3 cuartillas, entonces el límite será el tiempo, para de escribir.

Con este ejercicio sucede algo casi mágico, aunque comiences a escribir sin temática, ni rumbo aparente, después de varios minutos las palabras fluirán libremente en un sentido impensado, poco a poco la asociación de ideas, recuerdos y emociones, comenzarán a salir de tu pluma y harán  conexiones no elaboradas con anterioridad. Es una herramienta de trabajo emocional fascinante.

Después de un mes tu vida cambiará en términos de cotidianidad, te sentirás con una mayor capacidad de concentración, tu vida diaria será más ordenada y el cambio sustancial lo verás en tus emociones. ¿En qué sentido? Serán más claras. Eso no significa que tendrás resueltos tus grandes o pequeños conflictos emocionales. Significa que andarás contigo mismo de una forma más ligera.

Sigue leyendo

Escribir ayuda a sanar el cuerpo

Publicación original en bbc.com

Autor: Claudia Hammond

En 1986, el profesor de psicología, James Pennebaker, hizo un descubrimiento extraordinario. Algo que inspiraría a una generación de investigadores a realizar cientos de estudios.

Pennebaker pidió a un grupo de estudiantes que pasaran 15 minutos escribiendo sobre los principales traumas en sus vidas o, si no habían sufrido alguno, sobre sus momentos más difíciles.

Les dijo que no se cohibieran y que colocaran sus pensamientos más profundos, incluyendo aquellos que jamás habían compartido.

Durante cuatro sesiones realizó el mismo ejercicio.

Sigue leyendo

Contar cuentos sana las heridas

“Tengo 64 años. Soy australiana. He trabajado en el Gobierno australiano para utilizar el cuento como herramienta terapéutica. Casada, tres hijos y siete nietos. Formo parte de un partido político que promueve las energías renovables. Todos poseemos una chispa divina y estamos aquí para desarrollarla”.

Susan Perrow

Chttp://www.lavanguardia.com/lacontra/20160513/401757282160/los-cuentos-tienen-el-poder-de-sanar-heridas.html

owl-1240961_1280

Imagen: pixabay (CC0 Public Domain )